Para disponer de documentos legales traducidos a cualquier idioma necesitas de una traducción jurada, con el fin de que tenga validez legal. Este trabajo ha de ser realizado por un traductor jurado, cuyo papel es muy diferente al de un traductor convencional. Si necesitas más información acerca de qué es una traducción jurada y para qué sirve la traducción jurada hemos preparado para ti el siguiente texto.

Qué es una traducción jurada

La traducción jurada es todo aquel documento que ha sido traducido a otra lengua diferente a la del documento original, por un traductor jurado. Es decir, toda aquella persona que esté acreditada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación para dicha labor y que acredita que el documento es fiel al original.

Y es que según la legislación española todos los documentos legales que estén redactados en cualquier lengua extranjera necesitan ser acompañados de su correspondiente traducción jurada. De lo contrario, carecerían de efecto legal alguno en nuestro país.

La legalización de documentos en España es necesaria, excepto en aquellos casos en los que exista un convenio o acuerdo internacional que exprese lo contrario de manera explícita.

Cuándo es necesario una traducción jurada

Si alguna vez te has preguntado para qué sirve la traducción jurada hemos de decirte que su uso se aplica en determinados ámbitos, tales como:

  1. Certificados de nacimiento.
  2. Certificados de defunción.
  3. Sentencias o resoluciones judiciales.
  4. Documentación (DNI, pasaporte o libro de familia) para trabajar fuera de nuestras fronteras.
  5. Solicitud de la nacionalidad para extranjeros.
  6. Permiso de residencia.
  7. Trámites de adopción para niños no españoles.
  8. Certificados de matrimonio entre español y extranjero.
  9. Certificados de divorcio o nulidad entre español y extranjero.
  10. Contratos o certificados empresariales extranjeros.
  11. Certificados académicos extranjeros.
  12. Certificado de empadronamiento para extranjeros.
  13. Certificados médicos de personas no españolas.
  14. Poderes notariales concedidos en el extranjero.
  15. Testamentos otorgados fuera de nuestras fronteras.
  16. Cuentas anuales, entre otros.

Como habrás podido observar las traducciones juradas suelen ser solicitadas en los procesos administrativos y jurídicos que requieren de una determinada documentación legal. Por lo tanto, su utilidad es muy frecuente dentro de los organismos públicos, así como en determinadas empresas. En todas ellas se exige que un documento determinado tenga que ser traducido por un traductor jurado que reconozca su validez.

Por el contrario, todo el papeleo (contratos, pólizas de seguro, rutas, acuerdos, etc.) que se utiliza en el tráfico mercantil no necesita de una traducción jurada. Solo en el caso de que ambas partes negociadoras así lo soliciten.

Cómo es una traducción jurada

Cuando tenemos que tratar con documentos de peso legal es necesario el poder de las traducciones juradas. Estas se diferencian de las convencionales en que han de ser realizadas por un traductor jurado que certifique mediante su firma y sello, su validez. Por lo demás, ambas versiones del documento incluyen una transcripción del mismo desde una lengua extranjera a la castellana. Una con valor legal y otro sin él. Eso sí, el trabajo es mucho más delicado y exigente debido a la alta responsabilidad que acarrea una traducción jurada.

cta-checklist-branding

By Linguaserve | March 8th, 2019 | soluciones | 0 Comments

About the Author: Linguaserve

Linguaserve

Deja un comentario

Suscríbete a Linguaserve

Entradas recientes

Síguenos en redes sociales