¿Estás pensando pasar tu página web al siguiente nivel? ¿Quieres mostrar una imagen de mayor profesionalización? ¿Tratas de llegar a un público objetivo más amplio, aumentando tus posibilidades de negocio? ¿Deseas que tus usuarios se sientan como en casa cuando estén en tu página web, facilitando la conversión?

Si has respondido que sí a todas estas preguntas, entonces la solución es traducir tu tienda online. Para ayudarte hemos recopilado los mejores consejos para llevar a cabo todo ese proceso:

  1. Adaptado a cada sector: para traducir la página web de manera eficiente, lo más recomendable es que lo hagas teniendo en cuenta las peculiaridades de cada sector, ya que habrá términos técnicos en el idioma en cuestión que deberás conocer. Por ejemplo, si tu público objetivo son los aficionados a los videojuegos, hay palabras como “gamer”, “DLC” y un largo etcétera, que deberás adaptar al nuevo idioma.

  2. Adaptado a cada mercado: en este caso no hablamos de términos propios de un sector, si no de las derivaciones que se aplican de un mismo idioma en función del territorio. Por ejemplo, no es lo mismo hablar inglés de Reino Unido, que de Estados Unidos o de Escocia.

  3. Ten en cuenta aspectos técnicos SEO que te ayudarán a obtener mejores resultados en Google, en el idioma o país al que te diriges. Puedes saber más sobre posicionamiento internacional aquí.

  4. Asegúrate de contar con soluciones que te permitan traducir el contenido nuevo: algo que ocurre frecuentemente, es que páginas que en algún momento fueron traducidas, no adapten los nuevos elementos que incorporan. De esta manera, queda un aspecto muy poco profesional y de falta de actualización. Para evitarlo, debes contar con soluciones que te permitan obtener traducciones de forma ágil.

  5. ¿Cambio de moneda? Si vas a comercializar productos en mercados en los que se usa otra divisa, debes permitir que como mínimo, vean el precio en su moneda.

  6. ¿Cómo decidir qué idiomas necesita mi página web? Si tienes un ecommerce internacional, lo mínimo es que cuentes con una versión en inglés, sin embargo, debes contar con una versión para cada país en el que vendas productos. Este proceso puede resultar tedioso y puedes hacerlo de manera gradual. Una buena forma de priorizar, es que comiences por aquellos países en los que más vendas. También es interesante que a través de herramientas como Google Analytics, investigues la procedencia de los usuarios que te visitan. Esto te ayudará a adaptar tu web, pero además, a detectar nuevas oportunidades; puede suceder que recibas muchas visitas de un país en el que ni siquiera se te hubiese ocurrido vender.

  7. Datos de contacto locales: para generar confianza, será de gran ayuda que ofrezcas un teléfono y dirección del país en cuestión, ya que la cercanía es un plus a la hora de confiar en una tienda online.

  8. Sellos de confianza: Puede que en España cuentes con el respaldo de organizaciones dedicadas a la transparencia en comercio electrónico, pero si no son internacionales, no servirá de nada en otros países.

  9. Comentarios: es muy común que antes de comprar los usuarios busquen referencias de otros usuarios. Por este motivo, si consigues que compradores de otros países comenten en su idioma, tendrás mucho ganado. Para lograrlo, puedes ofrecer descuentos a cambio de reseñas.

Estos son sólo algunos consejos para traducir tu ecommerce, pero para poder estar seguros de que lo hacemos correctamente, lo mejor es contar con la ayuda de profesionales.

guía internacionalización de ecommerce

By Linguaserve | March 1st, 2019 | ecommerce | 0 Comments

About the Author: Linguaserve

Linguaserve

Deja un comentario

Suscríbete a Linguaserve

Entradas recientes

Síguenos en redes sociales