Transcripción y traducción de textos: ¿cuál es la diferencia?

En la actualidad, la transcripción de contenidos se ha convertido en una herramienta clave para empresas y profesionales de diversos campos. Esta técnica es una fiel representación escrita de cualquier tipo de audio o vídeo, especialmente útil para aquellos que contengan información relevante.

En este contexto, se puede ver cierto paralelismo entre la transcripción y la traducción de textos. Esto se debe a que en ambos casos se requiere un alto grado de precisión y conocimientos en idiomas. Aun así, hay grandes diferencias entre ellas. Para que puedas conocerlas mejor, en este artículo te explicaremos de manera detallada qué son las transcripciones, para qué sirven y cómo pueden ser útiles para tu empresa o proyecto. ¡Sigue leyendo!


¿Qué es una transcripción de contenidos?


Es una técnica que consiste en transformar el contenido de un vídeo o audio en un texto escrito. Esto quiere decir que el transcriptor ha de visualizar y escuchar detenidamente el material y anotar lo que aparece en él, palabra por palabra, elaborando un documento de texto.

Los periodistas utilizan de forma habitual las transcripciones al realizar entrevistas o cuando cubren eventos, discursos, conferencias… En la actualidad, con el auge del formato en vídeo en numerosas plataformas digitales, esta técnica resulta muy útil para archivar o editar materiales multimedia.

 

¿Para qué sirve una transcripción?

Son muchas las empresas que solicitan un servicio de estas características. Aquí te dejamos algunos de los ejemplos habituales:


1. Para fines legales

En el plano legal resultan muy necesarias y han de llevarse a cabo por profesionales especializados. Un ejemplo de transcripciones legales son las que se emplean para que un acusado pueda defenderse. En esta ocasión, se pasa a texto lo que se recoge en un vídeo o audio y puede ser beneficioso exponer.


2. En investigaciones

En el ámbito de una investigación o en el área de la psicología, muchas veces es necesario conocer un texto de forma literal. En estos casos, se siguen las denominadas transcripciones literales, ya que dejan el texto escrito tal cual se ha pronunciado, sin ningún tipo de cambio.


3. Para posicionar una web

Una de las cosas que más valora Google es el contenido multimedia. Sin embargo, necesita de textos para mejorar el posicionamiento. En este caso, lo mejor es optar por transcripciones de esos vídeos o audios, pero debidamente optimizados para SEO.

De esta manera, se pueden colocar en una página web para potenciar los otros formatos e impulsar el posicionamiento.


4. Reuniones

En ocasiones, hay reuniones a las que no pueden asistir todos los convocados. Por eso, es habitual grabarlas en audio o en vídeo para que el contenido pueda llegar a todo el mundo. Posteriormente, gracias a las transcripciones, es muy sencillo compartir todo lo que se ha tratado de un modo sencillo.


5. Entrevistas a expertos o famosos

Es habitual pasar entrevistas en vídeo o audio a texto. ¿Por qué resulta útil? Muy sencillo, porque evitan a quien las hace tener que anotar las respuestas y, con ello, se agiliza el proceso.

El resultado es un texto que puede publicarse en un medio físico como un periódico o una revista. También puede suceder lo que comentábamos en el punto número 3, y que el texto acompañe al audio o vídeo del que ha salido en un medio digital.


6. Academias online

Ahora que está tan de moda inscribirse a cursos online, las transcripciones de textos permiten a los alumnos recibir el contenido en vídeo, pero también en texto. De este modo, cada estudiante podrá escoger el formato con el que más cómodo se sienta o que mejor le sirva para estudiar.

Estos son solo algunos de los ejemplos más frecuentes, pero hay más. De hecho, en cada negocio se pueden encontrar numerosas razones para solicitar un servicio como este.

 

Sin fdf1

Transcripción y traducción, similitudes y diferencias


En primer lugar, la transcripción es el arte de poner por escrito lo que alguien dice, principalmente en vídeos o audios. Por otra parte, la traducción consiste en convertir esas palabras a otro idioma.

¿Por qué es frecuente que, al pensar en las palabras que se transcriben, los conceptos se confundan? El motivo por el que sucede es que las transcripciones desempeñan un cierto papel en algunas traducciones. Así, si una persona necesita que se traduzca un vídeo del inglés al español, por ejemplo, la tarea puede considerarse traducción. Sin embargo, lo primero que se necesita es un transcriptor. El motivo es que, para desarrollar el trabajo de traducción, se precisa previamente una copia escrita del contenido.

Por ello, muchas agencias de traducción ofrecen ambos servicios para elaborar un trabajo mucho más completo. Para ello, se valen de lingüistas de talento que realizan ambos servicios como parte de una misma tarea

¿Qué ventajas tiene hacerlo así? La principal es que, cuando llega el momento de traducir el contenido, el profesional ya está familiarizado con él. Además, esto le permitirá realizar con mayor rapidez la conversión lingüística.


La importancia de la transcripción y la traducción

La transcripción es una herramienta importante en el mundo empresarial, puesto que es de gran ayuda en diferentes circunstancias.

Por ejemplo, a un director general, CEO o presidente de una compañía le resulta más sencillo dictar un comunicado que escribirlo. Posteriormente, delegará en una segunda persona para que lo transcriba e imprima. De igual modo, cuando se está inmerso en un proceso de fusiones y adquisiciones, es importante disponer de transcripciones escritas de reuniones o llamadas importantes.

Así, queda patente que las transcripciones pueden ser de gran utilidad en el funcionamiento y la eficacia de una empresa.

Por otro lado, tenemos la traducción. Tiene una gran relevancia en negocios como bufetes de abogados, compañías médicas y del sector farmacéutico y otras empresas. ¿La razón? Vivimos en un mundo globalizado, donde la comunicación entre distintos países es clave y necesaria para el modo de vida de muchas personas. Gracias a la traducción, se facilita el comercio de bienes y servicios y el intercambio de información esencial.

 

Ejemplos de transcripciones

 

Para que estos trabajos tengan el máximo nivel de calidad y fiabilidad, los criterios y las cualidades exigibles son:

    • Precisión.
    • Veracidad.
    • Claridad.
    • Consistencia.
    • Ausencia de errores gramaticales u ortográficos.


Asimismo, es imprescindible que se respete el contexto del material original, no se omita información relevante y se usen convenciones. Estas son claves para mostrar al lector las pausas, los paréntesis, los cambios de interlocutor u otras marcas que faciliten la lectura. De igual modo, deben cumplirse los estándares y requisitos específicos de cada tipo de transcripción.

De este modo, la información es útil y fiable para un posterior uso o divulgación.


Tipos de transcripciones

Dependiendo del objetivo, existen diferentes técnicas que se pueden aplicar. ¿Cuáles son?


1. Natural

En el caso de una transcripción natural, el profesional goza de cierta flexibilidad. Aquí, puede eliminar aquellas cosas que considere irrelevantes. La información aparecerá intacta, aunque tendrá una apariencia mucho más profesional.

Es la opción más escogida en reuniones, congresos, formaciones… Según el contexto, puede redactarse en un tono más o menos formal.


2. Literal

Su objetivo principal es registrar la manera en que algo se dice. Recoge de forma literal todos los sonidos y palabras, incluyendo muletillas o errores, palabras sin acabar, repeticiones, interrupciones… Así, en ellas se recoge la forma de hablar de la persona, además de aquello que dice. Todo lo que pronuncia se pasa a un formato de texto palabra por palabra, con precisión y de manera completa.

Este tipo de transcripciones literales son las más utilizadas, por ejemplo, en juicios. En estas ocasiones, todos los detalles, aunque parezcan triviales, pueden ser muy relevantes. De hecho, no se obvian expresiones o frases como “qué quería decir”, “ups, me he olvidao por completo”, “¿podemos esperar un momento, por favor?”


3. Fonética

Este es un recurso muy interesante cuando alguien debe pronunciar un discurso en un idioma que no conoce. Con la fonética, se reproducen los sonidos mediante símbolos reconocibles y que una persona puede pronunciar en su idioma. Consiste en escribir el texto tal cual se pronuncia y que, así, quien lo lea pueda hacerlo en voz alta con mayor facilidad, aunque no sepa lo que está diciendo.


¿Cuándo utilizar una técnica u otra?

Escoger una técnica u otra dependerá del objetivo que se persiga. Así, en un entorno legal, de psicología o investigaciones, suele predominar la literal, ya que importa hasta la entonación de los entrevistados.

La natural, por otra parte, es de gran ayuda en un contexto empresarial o cuando se busca trasladar a algunos participantes ausentes las conclusiones de una reunión o formación. También es de gran ayuda para redactar artículos o documentales o cuando se quiere dejar constancia por escrito de algo grabado para uno mismo.

Cuando se trata de satisfacer las necesidades lingüísticas, surgen las dudas sobre si el servicio apropiado es la transcripción o la traducción de textos. En cualquier caso, la mejor opción es pedir asesoramiento profesional y contar con un profesional especializado y una empresa de traducción de confianza que ofrezca garantías reales. Por ello, si te ves en esta tesitura, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros para que te informemos y asesoremos. Somos líderes en servicios y soluciones multilingües adaptadas a los retos que plantea el siglo XXI.

Suscríbete a la newsletter

Nueva llamada a la acción

Publicaciones recientes

Publicaciones por etiqueta

Ver todo

Síguenos en redes sociales