El trabajo de un traductor va más allá de cambiar un texto de idioma. Su función dentro de una empresa resulta clave, por lo que es indispensable escoger a profesionales cualificados que te ofrezcan todas las garantías de éxito. Si quieres asegurarte de contar con los mejores expertos, necesitas conocer los requisitos que un traductor debe cumplir para asegurar su capacidad profesional.

Descarga Gratis ebook  Soluciones Multilingües para empresas

¿Qué estudiar para ser traductor?

Para llegar a ejercer como traductor profesional es necesario tener una formación específica en idiomas. La mejor manera de conseguirla es cursar el Grado de Traducción e Interpretación que ofrecen diversas universidades españolas. Entre las más prestigiosas en este ámbito, destacan la Universidad de Granada y la UAB, en Barcelona.

Otra opción para formarte como traductor e intérprete es estudiar cualquier otra carrera universitaria y hacer un máster o un curso de postgrado en traducción. Esto puede ofrecer una ventaja importante: la especialización en un ámbito determinado, que permite tener conocimientos de la materia y del lenguaje técnico específico.

 

Otros requisitos para un traductor

Además de tener una sólida formación en traducción, si quieres dedicarte a esta profesión vas a necesitar cumplir con otros requisitos importantes a la hora de garantizar la calidad de tu trabajo.

Para empezar, es indispensable que un traductor sepa respetar el texto original en todo lo posible. De hecho, en este ámbito se asegura que “el mejor traductor es invisible”. Es decir, que no altera el texto original buscando un resultado más cercano a su criterio como escritor.

Otro aspecto muy importante para esta profesión es la capacidad de concentración. Hay que tener en cuenta que se trata de un trabajo muy minucioso, ya que un pequeño error de traducción puede representar un problema de comprensión en el idioma de destino.

Igualmente, para trabajar en una agencia de traducción e interpretación, así como para hacerlo de traductor profesional freelance, es muy importante la constante investigación y el permanente aprendizaje. Lo más habitual es encontrarse con textos sobre temáticas específicas con cuya terminología no tienes que estar necesariamente familiarizado. Por lo tanto, necesitarás hacer una tarea previa de información para conocerla.

Asimismo, la habilidad de trabajar bajo presión es otra de las características más valoradas en las personas que quieren dedicarse al mundo de la traducción de manera profesional. Lo más habitual es que, cuando se contratan estos servicios, sea con un plazo de tiempo relativamente corto y, además, hay que tener en cuenta que la agilidad en el trabajo permite aceptar más proyectos. Por lo tanto, genera mejores resultados económicos.

Finalmente, hay que tener en cuenta que ser traductor implica tener más habilidades que el conocimiento de dos idiomas. Entre ellas podemos destacar el dominio del vocabulario, el estilo y la gramática, para garantizar que el texto final sea también formalmente perfecto.

En definitiva, podemos decir que los requisitos de un traductor son la combinación óptima de un exhaustivo conocimiento del idioma y de todas aquellas capacidades que le permiten crear un texto perfecto en un tiempo ajustado.

 

Soluciones-branding

About the Author: Linguaserve

Linguaserve