La creciente demanda de educación internacional ha llevado a las universidades a universalizar y expandir sus titulaciones, de manera que adaptar sus grados, posgrados y el resto de programas al inglés y otras lenguas se ha convertido en una meta de la mayoría de las instituciones.

Sin embargo, no solo son los estudiantes los interesados en hacer sus maletas para vivir nuevas experiencias personales y académicas en el extranjero, sino también los profesionales cualificados, que desde el inicio de la crisis se han visto en la obligación de salir fuera de España para ampliar sus posibilidades laborales.

En este contexto, a la hora de encontrar un trabajo en el país de destino también se hace indispensable la traducción de los títulos universitarios y otros documentos académicos. Eso sí, para ello es indispensable la labor de un traductor jurado.

Y es que, al tener que encargarse de dar fe pública de la veracidad de los documentos traducidos, tienen que estar autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Eso sí, antes de que se selle la traducción, el traductor jurado tiene que contrastar el documento electrónico con el documento original, así que el cliente no debe olvidar presentar los originales en el momento de la contratación del servicio.

 tendencias educación internacional

 

Los documentos que te pedirán en otro país

En el sector educativo suele contratarse este servicio para traducir los siguientes documentos que requieren validez legal:

1. Títulos

Los títulos, ya sean universitarios o de Educación Secundaria Obligatoria y otras formaciones oficiales, son los documentos que acreditan que el estudiante ha cursado dichas formaciones. Contar con su traducción y validación en el país de destino es clave para encontrar un empleo en otro país.

2. Expedientes académicos

Este documento acredita las notas o calificaciones que ha obtenido el estudiante en las distintas materias cursadas durante la formación específica. Normalmente se solicita la traducción del expediente académico para el acceder a un posgrado o Máster internacional, así como para optar a una beca de ayuda al estudio.

3. Planes de estudio

La traducción jurada de los planes de estudio suelen solicitarse cuando se solicita un traslado de expediente a una universidad extranjera o para realizar alguna convalidación entre instituciones. De hecho, estas traducciones conllevan la traducción del título de la asignatura, el contenido, la descripción y el número de créditos.

4. Homologaciones

La mayoría de los países de la Unión Europea cuentan con organismos académicos destinados a homologar la documentación anterior para equipararla a la que corresponda en ese lugar de destino. Para ello, también se necesita recurrir a los servicios de la traducción jurada que garanticen su veracidad.

5. Cartas de recomendación

No tienen por qué ser un requisito a la hora de optar a un puesto de trabajo a una formación en el extranjero, pero de lo que no cabe duda es de que ayudan bastante. Concretamente, se trata de un documento personalizado escrito por una persona responsable de unos estudios o de un trabajo anterior y que habla de tus dotes, responsabilidades y logros académicos o laborales para ayudarte a optar a nuevos proyectos. Por tanto, solicitar su traducción también puede ayudarte en tu carrera profesional en distintas partes del mundo.

Si no sabes por dónde empezar con el proceso de traducción de tus documentos académicos, no dudes en consultar las diferentes metodologías, herramientas y profesionales de Internacionalización, Localización y Traducción (GILT). ¿A qué esperas para iniciar tu nueva andadura profesional en el extranjero?

tendencias educación internacional

About the Author: Linguaserve

Linguaserve

Deja un comentario

Suscríbete a Linguaserve

Entradas recientes

Síguenos en redes sociales