Hay quienes confunden la interpretación lingüística y la traducción. Sin embargo, son dos especialidades diferentes unidas por la acción de traducir un mensaje a la lengua de los receptores.

La principal diferencia es el medio de trabajo. Mientras que los traductores realizan su actividad fundamentalmente a través de un soporte escrito, los intérpretes lo realizan oralmente. Dos especialidades con características diferentes y que utilizan técnicas adaptadas a su forma de trabajo. Hay ocasiones en las que es necesario un intérprete en vez de un traductor y viceversa, debido a las condiciones y características del evento.

 

Descarga Gratis la Checklist Puntos claves para ecommerce Internacional

 

¿Qué es la interpretación lingüística?

La interpretación, en el ámbito de las lenguas, es el proceso o acción que permite que una persona conozca y comprenda el mensaje que le está transmitiendo otra persona en otra lengua.

Intervienen tres partes: el emisor, el intérprete y el receptor. El emisor es una persona que transmite un mensaje en una lengua determinada, desconocida para el receptor. El intérprete es un profesional que conoce la lengua del individuo emisor y realiza simultáneamente una interpretación de su mensaje en el idioma que entiende el receptor.

Es importante destacar que el intérprete, más allá de una mera traducción, además transmite todos los elementos adicionales que acompañan al mensaje: sentimientos, mensajes implícitos, gestos.

Tipos de interpretación lingüística

Existen varios tipos de interpretación idiomática:

  1. Interpretación consecutiva: El intérprete hace la traducción cuando la persona para de hablar. Su intervención se produce durante las pausas del discurso. El intérprete puede tomar notas durante el discurso y cuenta con el mismo lapso de tiempo que el emisor para transmitir el mensaje.

  2. Interpretación simultánea: La traducción se realiza a tiempo real a la vez que el individuo habla. Piensa que requiere soporte tecnológico como cabinas de interpretación, auriculares y micrófonos. 

  3. Interpretación de enlace: Es una modalidad bidireccional. El intérprete hace la traducción consecutiva de dos lenguas, la de la persona que habla y la de su interlocutor.

  4. Interpretación susurrada o chuchotage: Traducción de lo que dice el emisor en voz baja muy cerca del receptor. Permite que la persona mantenga una conversación con su interlocutor sin que se note el trabajo de traducción del intérprete.

  5. Interpretación de lengua de signos: Una modalidad que permite la comunicación de las personas con necesidades especiales. Una lengua que se caracteriza por su gran adecuación a la lengua del país, por lo que requiere el trabajo de traductores nativos o traductores altamente especializados en el lenguaje de signos de la región.

¿Cuándo utilizar la interpretación lingüística?

Hay muchas situaciones en las que se necesita el trabajo de un intérprete.

En una empresa, por ejemplo, al ofrecer cursos formativos impartidos por docentes extranjeros, cuando se reciben visitas extranjeras, la visita a ferias internacionalesreuniones de negocio con clientes de otros países o la participación en congresos internacionales.

Es importante que conozcas el tipo de intérprete que necesitas dependiendo de la situación. Por ejemplo, si quieres un intérprete para una reunión de negocios, es mejor contratar un intérprete de enlace que posibilite la fluidez del intercambio.

Sin duda, la interpretación lingüística es una labor de gran importancia en el mundo global e internacionalizado que vivimos.

 

cta checklist branding

About the Author: Linguaserve

Linguaserve