Problemas que puedes encontrar al transcribir audio a texto

transcripción de audio a texto
By December 13th, 2021 | transcripción | 0 Comments

Transcribir audio a texto es cada vez más habitual y útil en todos los sectores. A priori, parece sencillo: grabas lo que se escucha y lo conviertes en un contenido escrito. Sin embargo, aunque la teoría pueda resultar sencilla, este proceso puede presentar ciertas dificultades. Una mala transcripción puede acarrear graves consecuencias para una compañía, sea del tipo que sea.

No todas las transcripciones son iguales y cada una de ellas precisa una forma distinta de proceder en función de la necesidad a la que responde. Por ello, es importante conocer los problemas que puedes encontrar en una transcripción de audio a texto.

Solicita aquí una consulta gratuita para tu proyecto

¿Qué transcripción necesito?

La de “¿qué transcripción necesito?” es la primera pregunta que debes responder si tienes que enfrentarte a un proceso de transcripción. Te explicamos brevemente los distintos tipos de transcripciones de audio a texto que debes distinguir y que te ayudarán a resolver —o al menos aclarar mínimamente— esta cuestión:

  • Transcripción literal. En ella se plasma exactamente todo lo que se escucha. Errores, exclamaciones, dudas, silencios, repeticiones o tartamudeos… todo cabe en esta modalidad. Se trata de una transcripción absolutamente fiel al audio y se utiliza en investigaciones, declaraciones o causas judiciales donde es importante notar la entonación que permite captar la intención, la actitud o la personalidad de la persona o personas que hablan.
  • Transcripción natural. En este caso, se prioriza la información, es decir, lo que se dice sobre cómo se dice. Por tanto, el encargado de la transcripción debe omitir elementos irrelevantes como los silencios, dudas o repeticiones y centrarte en el contenido. Está indicada en ruedas de prensa, entrevistas o clases magistrales.
  • Transcripción fonética. Es la menos habitual. Se trata de transcribir los sonidos a símbolos según las normas fonéticas establecidas. Está muy orientado a lingüistas y estudiantes de idiomas.

Según para qué necesites la transcripción de audio texto, deberás escoger el tipo más adecuado. Ahora bien, ¿necesitas una transcripción de audio a texto para lo que tienes entre manos? Te citamos algunos ejemplos de cuándo puede ser útil una transcripción:

  • Si trabajas en el ámbito jurídico, para dejar constancia de declaraciones o presentación de pruebas.
  • La transcripción es la herramienta ideal para reflejar por escrito el audio de reuniones, proyectos o acuerdos comerciales alcanzados, por ejemplo a través de Internet, por distintas partes ubicadas en diferentes lugares del mundo.
  • ¿Eres periodista? La transcripción audio texto es muy utilizada para poner por escrito entrevistas en las que, al grabar el audio, no se interrumpe la fluidez de la conversación. Un servicio de este tipo puede ser muy útil cuando se maneja un gran volumen de transcripciones, de manera que los periodistas puedan ocuparse de lo realmente importante y aportar valor añadido a su trabajo.
  • En el sector formativo, las transcripciones de audio a texto te permiten no perderte nada de una conferencia o clase magistral.

¿Qué problemas puedes encontrar al realizar transcripciones de audio a texto?

Si ya has decidido qué tipo de transcripción necesitas, seguramente ya te habrán surgido algunas dudas sobre cómo llevarla a cabo a nivel práctico. A continuación, te contamos los problemas de transcripción más comunes que te puedes encontrar.

Transcribir no es solo pasar a escrito lo que escuchas. Debes considerar una serie de aspectos para que el resultado sea comprensible y coherente, algo que solo es considerado por profesionales de forma innata.

  • Hay que marcar los interlocutores en cada intervención para saber qué ha dicho cada uno de ellos.
  • Es necesario señalar también los tiempos para poder localizar algún fragmento en el archivo de audio.
  • Cuando se trata de una transcripción literal, es obligatorio marcar los silencios, los sonidos, palabras o frases ininteligibles, las risas o exclamaciones y cualquier otro elemento que se escuche.

Por supuesto, toda esta labor debe realizarse siguiendo el mismo formato a lo largo de toda la transcripción.

No siempre puedes utilizar herramientas de traducción automática. Cuando se trata de una transcripción literal, la máquina es incapaz de captar balbuceos, interjecciones y otros recursos propios de la oralidad. Tampoco es muy fiable cuando intervienen diversos interlocutores que, en ocasiones, se solapan entre ellos. El resultado puede ser un verdadero galimatías.

Vas a necesitar mucho más tiempo del previsto. Son muchas las circunstancias que retrasan la labor de transcripción y la primera de ellas es la inexperiencia. Ya hemos comentado que no se trata solo de ponerse los cascos y sentarse a escribir. Estas son algunas de las situaciones que puedes encontrar:

  • Baja calidad del audio. Los ruidos de fondo te obligan a retroceder una y otra vez sobre la misma frase para entenderla bien.
  • Acentos muy marcados o habla demasiado rápida. Has de entender todo lo que se dice. No puedes obviar o sustituir frases que no entiendas.
  • En ocasiones, alguno de los interlocutores utiliza una lengua distinta y, aunque entiendas su idioma, debes estar muy atento a términos coloquiales o expresiones con más de un sentido para no perder el valor del contexto.

Siempre, SIEMPRE, es necesario revisar la transcripción. Cuando creas que has terminado, debes corregir el trabajo para asegurar que no hay errores (y seguro que encuentras alguno). Si es una transcripción natural, revisa que no haya errores gramaticales ni ortográficos y que las frases estén correctamente fragmentadas para que sean fácilmente comprensibles. Todo ello, por supuesto, respetando el estilo mantenido en la conversación.

Según la temática del asunto a transcribir, los interlocutores usan léxico específico, acrónimos o hacen referencia a personas, lugares, organismos u organizaciones que desconoces. Documéntate sobre ello y transcríbelo de manera correcta.

Como ves, hay que estar muy acostumbrado y tener experiencia para realizar una correcta labor de transcripción. Si necesitas transcribir audio a texto y quieres asegurar la calidad y ausencia de errores, la mejor solución es recurrir a un servicio de transcripción especializado.

Consulta gratuita con expertos en traducción web

Suscríbete a la newsletter

Nueva llamada a la acción

Publicaciones recientes

Síguenos en redes sociales