En un mundo globalizado como este es fundamental que los negocios cuenten con productos que lleguen a personas de distintos orígenes y que vivan en diferentes países. Por eso, es muy importante darle la atención que merece a la localización en traducción. Te mostramos por qué resulta tan vital.

 

¿Qué es la localización en traducción?


Una de las definiciones más aceptadas de traducción es la que dice que consiste en sustituir un material textual en una lengua por material textual en otra lengua. En cambio, la localización sería la segunda fase del proceso de traducción, en la que se adapta el texto a la cultura del país de la lengua de destino.


Por lo tanto, podríamos decir que la traducción es un proceso eminentemente lingüístico, pero en el caso de la localización hay que ajustar el texto a nivel lingüístico y cultural. Se pretende transmitir en el nuevo idioma la misma idea con idénticos matices que en el texto original.


Piensa en el caso de una gran cadena de tiendas de moda que tiene centros en diferentes países del mundo. Su sede está en un país occidental, pero tiene tiendas en países de oriente. Después de crear su colección tendrá que adaptarla para que conserve su esencia, pero para que al mismo tiempo se adapte a la cultura del país en el que se va a vender.


Para conseguir el trabajo que hemos visto en el ejemplo anterior, el diseñador no solo tendrá que saber hacer su labor, sino que también tendrá que conocer la cultura del país al que llegarán sus obras. Un traductor tiene el mismo empeño. Tiene que conseguir transmitir la esencia del texto original, pero adaptado a la cultura del país de destino. Es importante en todos los ámbitos, pero sobre todo en el mundo de los negocios.


¿Qué aspectos se deben tener en cuenta en la localización en traducción?

Está claro que la localización en traducción es clave para que un proyecto funcione cuando se lleva fuera de las fronteras del país de origen. Es cierto que el primer paso siempre es la traducción, para que la persona pueda entender el texto. Pero para que pueda asimilarlo al  100 % será preciso que se adapte también a su cultura y a sus costumbres. Se garantiza que el receptor comprenda el mensaje de la empresa, solo así se puede conseguir el éxito.

Para que un proyecto tenga éxito se debe traducir teniendo en cuenta la localización los siguientes puntos:

  • Página web.
  • Contenido audiovisual.
  • Material impreso.
  • Software.

Como es lógico la localización en traducción se puede realizar en cualquier idioma. Por supuesto, será más sencillo conseguirlo en aquellas culturas que sean más afines y con las que tenga más puntos en común el traductor.

Existen ciertas herramientas tecnológicas que pueden ayudar a lo largo del proceso de localización. Pero lo más importante es que el propio traductor se impregne de la cultura y de las costumbres del país que va a recibir la traducción. Como has visto no es lo mismo la traducción que la localización, pero ambas van de la mano.

Una traducción sin localización no tendrá el mismo efecto que una que sí la tiene. El especialista en este tipo de trabajos no solo conoce el idioma, también la cultura, las costumbres e incluso los gustos del país de destino.

Para realizar una traducción con localización es necesario contar con un profesional experto en la materia, que pueda realizar el mejor trabajo posible. Solo así conseguirás que tus proyectos tengan éxito en otros países.

Asesoramiento branding

By Linguaserve | April 15th, 2019 | ecommerce, soluciones, branding | 0 Comments

About the Author: Linguaserve

Linguaserve

Deja un comentario

Suscríbete a Linguaserve

Entradas recientes

Síguenos en redes sociales