Es frecuente confundir los términos de interpretación y traducción, cuando en realidad son dos vertientes diferentes. La primera se centra en la comunicación oral, mientras que la segunda se orienta hacia la comunicación escrita. Además, dentro de la comunicación oral puedes encontrar interpretación consecutiva e interpretación simultánea, por lo que en esta ocasión vamos a centrarnos en ver en qué consiste cada una de ellas.

Descarga Gratis ebook  Soluciones Multilingües para empresas

¿Qué es la interpretación consecutiva?

Se trata de una forma de traducción oral en la que el intérprete escucha al orador y va tomando notas sobre su mensaje. Una vez que este ha terminado o hace una pausa larga en su mensaje, el intérprete transmite al destinatario o destinatarios lo que se ha comunicado hasta el momento.

Este tipo de trabajo no suele usar herramientas tecnológicas, sino que las notas se suelen tomar directamente con papel y bolígrafo, al estilo tradicional. Lo que sí es necesario es que el intérprete tenga una buena memoria.

Se suele recurrir a esta modalidad cuando se busca una mayor exactitud y fidelidad entre el mensaje original y el mensaje traducido, puesto que el profesional puede consultar sus notas y asegurarse de la información. De ahí que esta modalidad sea la única cuyo uso se admite cuando se trata de los servicios de un intérprete jurado.

Al no transmitirse el mensaje de forma inmediata, el intérprete tiene tiempo para eliminar redundancias del discurso, mejorando así la calidad del mismo y su entendimiento por parte de sus destinatarios.

¿Qué es la interpretación simultánea?

Es la que estás acostumbrado a ver en las entrevistas que se retransmiten por televisión. En este caso la traducción oral del discurso se produce a medida que el mismo se va desarrollando. Se usa con mucha frecuencia debido al ahorro de tiempo que supone, puesto que el receptor del mensaje lo recibe de forma inmediata.

Para poder llevarla a cabo es necesario la ayuda de la tecnología. El intérprete escucha el mensaje a través de unos auriculares y va traduciendo en tiempo real, de forma que el oyente recibe la voz del intérprete a través de un receptor. Para evitarle distracciones al intérprete, el mismo suele trabajar desde una cabina insonorizada.

¿Qué tipo de interpretación elegir?

Esto depende mucho del objetivo perseguido. Si se busca agilizar el tiempo de transmisión del mensaje es mejor optar por la modalidad simultánea. Ahora bien, si lo que quieres es que el mensaje se transmita de la forma más exacta posible, entonces la modalidad consecutiva es la más adecuada.

Aunque la versión consecutiva ayuda a depurar el mensaje eliminando redundancias, en ambos casos se transmite la información básica. Con especial atención hacia las enumeraciones y los nombres propios.

Aunque ambas modalidades son diferentes, lo cierto es que tienen un importante punto en común, que es el hecho de que el intérprete se convierte en un elemento clave en la comunicación entre interlocutores cuya lengua y cultura son diferentes. De ahí la importancia de dejar la interpretación consecutiva o la simultánea en manos de verdaderos profesionales.

Soluciones-branding

About the Author: Linguaserve

Linguaserve