La crisis económica mundial de 2007 asoló los diferentes mercados internacionales intensamente hasta 2009 con una caída productiva y de empleo intensa en todos los sectores. Sin embargo, cuando la mayoría de países comenzaban a recuperarse, España continuó en declive cuatro ejercicios más y no empezó a ver un repunte hasta bien entrado el 2014.

En este contexto, cabe destacar que la industria de las manufacturas tampoco escapó a esta caída económica y financiera. Sin embargo, a partir de 2015 es cuando comenzó a experimentar un impulso favorable. Y desde 2017 se aprecia en mayor medida…

De hecho, las condiciones de mejora de la producción industrial actual, sumada al avance de las nuevas tecnologías, han situado al sector manufacturero español en las primeras filas internacionales de la industria. Y es que, la revolución tecnológica derivada de la transformación digital que llevamos unos años experimentando ha permitido el desarrollo de nuevas fuentes de ingreso y modelos de negocio.

Es más, parece que nuestro país se sitúa en el 25º puesto de los países más atractivos dentro de este campo. O al menos así lo asegura un informe elaborado por Cushman & Wakefield bajo el título 'Manufacturing Risk Index'.

plantilla-facturación-manufacturera

 

El papel de la traducción en las manufacturas españolas

 

Y no solo eso… La era digital además ha supuesto un cambio radical en los comportamientos de los consumidores y en la cadena de suministros, lo que ha incrementado la demanda internacional y, por tanto, las exportaciones.

Según datos recogidos por FedEx, el 86% de las pymes españolas exportadoras registraron cerca del 27% de sus ingresos totales gracias al volumen de ventas online.

No obstante, que esta industria se haya recuperado no quiere decir que no existan dificultades… ya que, por otra parte, el impacto tecnológico también genera incertidumbre y genera nuevos retos pendientes de resolver.

Entre unas cosas y otras, las empresas manufactureras han tenido que actualizarse a la vanguardia de las tendencias digitales y abarcar nuevos nichos y mercados emergentes a través de la expansión y  la externalización de las ventas.

Eso sí, para lograrlo es necesaria una comunicación global que haga posible estos procesos. Aquí es donde entra en juego el papel de la tecnología lingüística aplicada al sector.

En este contexto, parece que la implementación de las tecnologías 4.0 no ha hecho más que empezar… Eso sí, no cabe duda de que para cumplir estos retos a nivel nacional, no queda otra que recurrir a la internacionalización a través de la expansión en nuevos mercados emergentes en los que encontrar las necesidades citadas.

Concretamente, los sistemas TEnT (Translation Environment Tools), y las soluciones multilingües tienen el objetivo de optimizar la calidad de las traducciones que necesitan los negocios de esta industria. Por eso, se encargan de proporcionar las herramientas adecuadas para cada necesidad: gestión de traducción, revisión, gestión, control de calidad y terminología, entre otras

Si todavía tienes dudas al respecto, siempre puedes recurrir a los avanzados sistemas multilingües de traducción y localización que se encuentran actualmente en el mercado. ¿A qué esperas para beneficiarte de la última tecnología lingüística para que tu empresa manufacturera siga evolucionando?

 plantilla-facturación-manufacturera

By Linguaserve | October 15th, 2018 | sector manufacturero | 0 Comments

About the Author: Linguaserve

Linguaserve

Deja un comentario

Suscríbete a Linguaserve

Entradas recientes

Síguenos en redes sociales