¿Cuáles son las particularidades de la traducción audiovisual?

En la era digital en la que vivimos, los formatos audiovisuales están en todas partes, desde la televisión hasta las redes sociales. Por eso, no es de extrañar que la traducción audiovisual sea una de las áreas más demandadas. La calidad profesional en las traducciones de vídeos es imprescindible para mantener el mensaje original y llegar a un público global.

Acompáñanos en este artículo. Profundizaremos en las particularidades de la traducción audiovisual y su importancia en el mundo actual.

 

¿Por qué el vídeo ya es el formato de comunicación del presente y del futuro?

 

La importancia de la traducción de vídeos como herramienta comunicativa ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años. De hecho, hoy es uno de los recursos preferidos en diversos tipos de audiencia.

Según Statista, los internautas de todo el mundo pasaron en el tercer trimestre de 2022 unas 6 horas y 37 minutos diarios conectados a Internet. Y, al menos, la mitad de las horas se dedican a consumir contenido en formato vídeo en plataformas como YouTube, Facebook, Instagram, TikTok…

El motivo principal por el que el consumo de vídeos sigue in crescendo es porque sirve para decir mucho con muy poco. El formato visual permite proyectar imágenes muy completas. Además, esta herramienta juega un papel muy interesante en el mundo de la comunicación para que la audiencia conozca la voz y la marca de una empresa.

 

Tipos de vídeos

Los usos más habituales de los diferentes tipos de vídeos que utilizan las empresas son:

  • Corporativos. Los contenidos de este tipo de vídeos muestran la misión, la visión y, sobre todo, los valores de una empresa. Asimismo, pueden ahondar en su funcionamiento interno.
  • Demostrativos. Son perfectos para conocer de primera mano cómo se recibe un producto y se desempaqueta, lo que se denomina unboxing. Estos vídeos están dirigidos a un público objetivo muy concreto para animarlo a comprar un producto o servicio.
  • Graciosos. A estos vídeos también se les conoce como memes y son unos de los más buscados y populares. Lo que persiguen, de un modo un tanto pintoresco, es entretener a la audiencia. Pero también buscan persuadirla y motivarla para que tenga la necesidad de comprar.

Características de los vídeos

Las características que deben tener los tipos de vídeos citados se pueden resumir en tres:

  1. Cortos. Captar la atención del público durante más de un minuto es bastante complicado. Por ello, la mayoría de los vídeos son breves. Sin embargo, tienen la intensidad suficiente para despertar el interés de la audiencia y que deseen buscar más información al respecto.
  2. Emocionales. El propósito de este tipo de vídeos es despertar en su audiencia sensaciones y emociones. El mensaje que se envía es directo, pero puede adornarse con un ambiente único (drama, realismo, diversión…). Sin duda, estos mensajes suelen calar más que los que están en formato escrito.
  3. De calidad. Una característica común a todos los tipos de vídeos es que deben tener calidad. En la actualidad, no tienen por qué ser profesionales, pero la calidad es un requisito ineludible. De hecho, los propios consumidores son los creadores de contenidos de ciertas marcas, lo que consigue una mayor cercanía e interés por algunos productos y servicios.

Las empresas son conocedoras del poder de los vídeos, por ello, los utilizan para impulsar sus contenidos y darse a conocer. En este sentido, la traducción audiovisual requiere una especial atención, pues resulta esencial para comunicar los mensajes originales en cualquier mercado.

 

fdfd-hhRecuperado-Recuperado

Consecuencias de una comunicación global

 

Viviendo en un mundo hiperconectado, tener la posibilidad de doblar y subtitular los videos de las empresas garantiza su consumo. Además, esto es muy interesante para impulsar los contenidos en lugares en los que no sea posible utilizar auriculares o en aquellos muy ruidosos. Pero también cuando se dirigen a una audiencia de hablantes no nativos.

Otra de las ventajas de los subtítulos es que favorecen la internacionalización de la empresa. Con este gesto tan sencillo, puedes hacer llegar tu mensaje a cualquier país en el que tu servicio o producto tenga una gran demanda

En los vídeos corporativos, los subtítulos también están relacionados con la accesibilidad entre quienes tienen dificultades para oír. En algunos casos, se utilizan las plataformas digitales en las que se alojan los vídeos para la creación automática de subtítulos.

No obstante, uno de los grandes hándicaps que tiene esto es que, si no se utiliza el audio, es posible que no se llegue a comprender al 100 % el texto. ¿Por qué? Porque muchas veces los subtítulos automáticos no entienden bien las palabras y las obvian o las cambian por otras que nada tienen que ver con lo que se habla en el vídeo.

Así, para evitar fallos en esta comunicación global, lo adecuado es crear una escaleta del vídeo y, luego, confiar en una agencia de traducción profesional. Después, podrás insertar la traducción en el idioma que escojas, generalmente inglés, en formato subtítulos.

 

¿Cómo se subtitula un vídeo?

Este gesto puede parecer tedioso, pero tendrá un efecto muy positivo en el impacto de tu contenido y en la publicidad de tu empresa. Eso sí, para que salga bien, hay que invertir muchas horas de trabajo y conocer los conceptos básicos y estratégicos del subtitulado. De este modo, no se alterará el mensaje que se quiere transmitir ni los argumentos principales.

Por ello, el discurso en el vídeo debe exponerse de la manera más apropiada. De igual modo, el audio, las imágenes y, por supuesto, los subtítulos, deben acompañar al contenido que sea importante para el público objetivo.

Lo que dará el toque de calidad y una diferencia significativa será esto último. Los subtítulos deben llegar al receptor tal y como se ha diseñado el mensaje. Por eso, no basta con subtitular el mensaje a otros idiomas. Debe adaptarse al entorno, la cultura y el público del país al que se dirija. Así, la comunicación será excelente y el resultado, positivo.

 

Características y exigencias de la traducción audiovisual

 

Ahora que ya conoces la importancia de la traducción de vídeos, es posible que te estés haciendo otra pregunta. ¿Es mejor doblar o subtitular? Pues bien, esto va a depender de diferentes factores:

 

Económicos

Por regla general, los doblajes se reservan a aquellos productos que tienen garantizado cierto público potencial y un margen amplio de ganancias. Sin embargo, el subtitulado es la opción ideal si el producto audiovisual se destina a un público más reducido. Por ejemplo, en el caso de un cortometraje en un festival de cine.

 

Técnicos

Hay varias condiciones técnicas que tener en cuenta para escoger qué tipo de traducción audiovisual es mejor. Así, durante una conexión en directo o en una videoconferencia, el doblaje no es viable. Por eso, en estas situaciones lo adecuado es recurrir a una subtitulación o interpretación simultánea.

 

Destinatario

Según quiénes sean los espectadores, será mejor subtitular o doblar. Por ejemplo, en países como Alemania, Austria, España, Francia o Italia se opta por el doblaje. En cambio, en otros como Ucrania, Rumanía, Reino Unido, Portugal y los países nórdicos es común el subtitulado.

Aun así, en los segundos, los productos audiovisuales dirigidos a un público infantil y también de edad avanzada se doblan. El motivo de esta decisión es que este público no es capaz de leer los subtítulos. De igual modo, existen ciertos sectores sociales en España y otros lugares en los que se usa tradicionalmente el doblaje que disfrutan más de las versiones originales. En consecuencia, muchas salas de cine proyectan las películas en versión original.

 

Género del producto

Los vídeos con finalidades didácticas o informativas suelen subtitularse o doblarse para conseguir una mayor veracidad. Algo que sucede con realities, documentales y entrevistas.

Por otro lado, los vídeos publicitarios se doblan porque favorecen la identificación de los consumidores con los productos. A pesar de ello, los vídeos corporativos internos suelen subtitularse por motivos económicos y porque su audiencia es reducida.

 

Diferencia entre doblar y subtitular

 

La diferencia principal entre doblar y subtitular radica en el formato. Así, los subtítulos son textos que se colocan en la pantalla y que muestran el mensaje original. Pero en ocasiones no es posible leer a la misma velocidad que va el audio. Entonces, se adapta el mensaje y se sacrifica parte de la información.

Por su parte, el doblaje cambia la pista de audio de un idioma a otro, intentando que las locuciones coincidan con el movimiento de los labios de los actores.

El proceso de subtitulado consta de cuatro etapas (transcripción del vídeo, spotting, traducción e incrustación de subtítulos) y el doblaje de otras cuatro (comprobación del material, visionado, traducción y adaptación). En consecuencia, el traductor debe tener en cuenta numerosos elementos tanto en un caso como en el otro.

En el primero, cuando recibe la plantilla de texto para traducir debe ajustar el idioma a los tiempos y legibilidad. Por ejemplo, el inglés es un 20 % más corto que el español. Asimismo, hay que ajustar los juegos de palabras y las referencias culturales.

Para el doblaje, el traductor ha de comprobar el material y luego, tras visionarlo, traducir el guion teniendo en cuenta las imágenes, los juegos de palabras, los chistes, las referencias culturales…

En definitiva, la traducción audiovisual es un proceso complicado que debe dejarse en manos de una agencia especializada. Si necesitas asesoramiento, contacta con nosotros y uno de nuestros profesionales te guiará durante el proceso.

Suscríbete a la newsletter

Nueva llamada a la acción

Publicaciones recientes

Síguenos en redes sociales