Cómo traducir tus Apps sin equivocarte

Si estás pensando en crear aplicaciones móviles de tu ecommerce, seguramente una de las dudas que tienes en mente es si es necesario traducir la app del mismo modo que una página web. Una duda razonable, teniendo en cuenta la importancia que han adquirido las aplicaciones móviles para el comercio electrónico. Diversos estudios señalan que un tercio de los clientes compran a través de smartphones y otros dispositivos móviles y, aunque a veces una versión responsive de la web es suficiente para una compra ocasional, una app tiene muchas ventajas.

Descarga Gratis ebook  Soluciones Multilingües para empresas

Las aplicaciones en el ecommerce

Las apps se convierten en una vía más rápida y segura para realizar las compras. Un medio ideal para la difusión y la publicidad; y un instrumento inigualable para acercarnos cada vez más al cliente. Permiten que los usuarios tengan un acceso rápido a nuestro catálogo sin necesidad de realizar búsquedas en navegadores y facilita nuestra estrategia de fidelización y personalización de la experiencia del cliente. Con la app instalada en un dispositivo que usan a todas horas, es más probable que la compra se repita.

La traducción de las aplicaciones, por tanto, es fundamental si tu objetivo es llegar a un número cada vez mayor de consumidores y cumplir con creces el objetivo de internacionalización de tu marca.

 

Aspectos a tener en cuenta para la traducción de apps

Para la traducción de aplicaciones móviles debes tener en cuenta diversos aspectos, marcados sobre todo por las peculiaridades de este tipo de plataformas:

  1. A la hora de traducir el contenido de una app, debemos tener en cuenta algunos aspectos que atañen a los mensajes de marketing presentes, pero adaptados a las características de un entorno móvil: número de caracteres permitidos, botones de interacción, etc.
  2. No pueden olvidarse detalles tan importantes como la información sobre fecha y hora, disponibilidad de tallas o los documentos legales. Es muy importante que toda la información esté completamente adaptada al país donde esté localizada la aplicación.
  3. Confía la traducción de tus aplicaciones a profesionales con experiencia. Sabrán adaptar de manera eficaz el contenido al país con pleno conocimiento del trabajo en este tipo de plataformas.
  4. Hay que tener en cuenta la traducción de los componentes del sistema, como los mensajes de error, los archivos XML, la web desde la que se puede descargar la aplicación, las guías de uso y los apartados de ayuda.
  5. Es muy importante hacer una buena traducción de la descripción de la app. Es lo primero que leen los usuarios y lo que determina que se descarguen o no la aplicación.
  6. Prioriza los idiomas de los países en los que trabajas o tienes pensado trabajar. También puedes incluir algún idioma de un país con alto índice de descargas. Es una oportunidad de expansión.
  7. No dejes todo en manos de la traducción automática de Google. Perderás muchos matices y puedes incurrir en errores significativos.

 

Traducir las aplicaciones es una necesidad y un reto para el ecommerce. Es una vía fundamental para llegar a todos aquellos usuarios móviles de todos los países a los que dirijas tu producto.

 

Apóyate en una empresa de traducción especializada y con experiencia que se encargue de traducir tus apps teniendo en cuenta todos los aspectos necesarios para evitar errores que puedan dañar las ventas y la imagen de tu empresa.

 

Soluciones-branding

Suscríbete a la newsletter

Descarga la guia Tipos de Soluciones Multilingue

Publicaciones recientes

Síguenos en redes sociales